Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Llega una patera a Fuerteventura con diez personas a bordo leer

Bronce exótico

Corea del Sur y Turquía luchan hoy por el tercer puesto del Mundial, mientras Alemania y Brasil esperan a mañana.
29/jun/02 14:43 PM
Edición impresa

EFE, Seúl (Corea del Sur)

Corea del Sur y Turquía disputan hoy el partido de consolación por el tercer puesto del Mundial, conscientes de que la atención está concentrada en la final del domingo en Yokohama entre Alemania y Brasil, dos auténticas potencias futbolísticas.

Ambas selecciones han llegado mucho más lejos de lo que contaban en los pronósticos y en sus propias previsiones. En semifinales, cayeron ante dos gigantes de la historia del Mundial, con siete títulos sumados entre las dos (Brasil cuatro y Alemania tres).

Corea del Sur, derrotada por Alemania (1-0), contará también en Daegu, 297 kilómetros al sureste de Seúl, con el apoyo de la fiel hinchada de los "diablos rojos", ya que están vendidas más de 60.000 entradas para un estadio que tiene una capacidad de 65.857 asientos.

No se espera que las calles del país reúnan a un multitud como la que fue animando a su selección en los distintos partidos y que superó los siete millones en la semifinal contra Alemania.

Hiddink esperará al último momento para saber si puede disponer del veterano defensa central Choi Jin-Chul y del centrocampista Kim Nam-Il, el mejor medio del equipo, ambos lesionados. En caso negativo podrían jugar Hyun Young-min y Yoon Jong-Hwan.

Sea tercera o cuarta, nunca un país asiático había llegado tan lejos como lo ha hecho Corea del Sur.

El partido de este mediodía es el tercero de la historia del Mundial que será disputado por un país anfitrión. En los dos anteriores, ganaron los organizadores del torneo: Chile derrotó a Yugoslavia por 1-0 en 1962 e Italia a Inglaterra por 2-1 en 1990.

Turquía también ha obtenido la nota de sobresaliente. Este ha sido su segundo Mundial después del de Suiza de 1954. Con un fútbol agresivo, técnico y de brega constante, puso en apuros a Brasil en los dos partidos que disputaron ambas selecciones.