La Laguna

La Semana Santa de La Laguna incorpora una nueva imagen

La obra es un Cristo para el paso de la Cofradía de la Unción Supone el estreno en la ciudad del escultor Ibrahim Hernández.
D.R., La Laguna
18/ene/18 6:16 AM
Edición impresa
La Semana Santa de La Laguna incorpora una nueva imagen

La Semana Santa de La Laguna contará en su edición de este año con una nueva imagen: un Cristo que completará el paso de los Santos Varones. Se trata del mismo trono que en los últimos días se ha conocido que, acompañado por la Cofradía de la Unción y Mortaja, protagonizará una procesión que hasta ahora no se realizaba y que tendrá lugar el Viernes Santo, a partir de las 13:15 horas, desde la parroquia de Santo Domingo.

La relevancia de la incorporación de esta talla se debe a que, en el caso del centro histórico lagunero, es poco frecuente que se sumen esculturas de nueva factura. Y se da la circunstancia de que uno de los últimos episodios de ese tipo está relacionado con la misma hermandad, que adquirió años atrás un crucificado que, ante las críticas recibidas por su calidad, no llegó a salir a la calle y acabó siendo vendido, en uno de los capítulos más rocambolescos de la historia reciente de esta tradición en La Laguna.

Por otra parte, la decisión adoptada por la cofradía supone el estreno en la Semana Santa de Aguere -considerada por muchos la más importante de las Islas y que cuenta con obras de los más destacados imagineros canarios- del joven Ibrahim Hernández. De 27 años y natural de la Punta del Hidalgo, desde su infancia sorprendió como autodidacta, mientras que después viajó a Andalucía, donde continuó con su formación y a donde suele volver al menos 15 días al año.

Tanto el escultor como la cofradía responsable prefieren guardar el secreto sobre los detalles de la pieza, cuya presentación tendrá lugar el 17 de marzo. "Se está tallando en madera de cedro", avanza el artista, que añade que previamente fue creada en barro. Tras ello, y una vez que sea elaborada en madera, se procederá a su "aparejo y policromía".

Además de que Hernández considera que la última obra siempre es la más importante al tener la posibilidad de introducir en ella aprendizajes que no estaban en las anteriores, admite que se trata de un trabajo significativo por el "nombre" que tiene la Semana Santa lagunera. Otra de las circunstancias que ha tenido en cuenta en este encargo es que la imagen no estará sola, sino que forma parte de un conjunto integrado por otras de diferentes épocas y autores. "El Cristo es una de las claves para que el paso tenga un poco de movimiento", señala sobre otro de los factores relevantes.