Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Madrid sin Cristiano también intimida leer

El CEC pide simplificar tareas y más apoyo para reducir la burocracia a los docentes

Santa Cruz de Tenerife, EFE
28/jun/18 19:35 PM
eldia.es

El Consejo Escolar de Canarias ha propuesto simplificar las tareas, facilitar una mayor dedicación al alumnado e incluir perfiles profesionales de apoyo como principales recomendaciones para reducir la burocracia que deben afrontar los docentes.

En un comunicado el órgano escolar precisa que éstas son parte de las 45 propuestas de reducción de la burocracia en los centros educativos en cinco ejes, recogidas en el libro “Tareas de gestión docente. Propuestas de reducción de la burocracia en los centros educativos”, realizado en colaboración con el departamento de Educación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Con la realización de este diagnóstico el Consejo se hace eco de las reivindicaciones de profesorado y equipos directivos ante el aumento de la burocratización de la enseñanza, que “aparta a los docentes del verdadero sentido y cometido de la educación, es decir, el desarrollado de los procesos de enseñanza y aprendizaje”.

En la presentación estuvieron presentes la consejera de Educación del Gobierno de Canarias, Soledad Monzón, el presidente del Consejo Escolar de Canarias, Ramón Aciego y el rector de la ULPG, Rafael Robaina, así como el director del estudio, Rafael Santana.

En el diagnóstico se constata que el profesorado ocupa cada vez más tiempo en tareas de diseño de los procesos de enseñanza-aprendizaje y mucho menos a las de atención directa al alumnado.

No obstante, a pesar del elevado número de tareas desde el sector docente se consideran importantes y necesarias, priorizando las relacionadas con la atención directa al alumnado: tomar decisiones sobre la promoción del alumnado y asistencia a las sesiones de evaluación, así como gestionar conflictos y promover actividades para la mejora de la convivencia (acoso escolar, atención a la diversidad, a las familias).

Prevalece la defensa mayoritaria del currículum desde la acción, es decir, dar la clase, por encima del diseño, reflexión y evaluación. Asimismo, reclaman mayor tiempo para atender situaciones conflictivas y una mayor coordinación entre el personal docente.

Aunque mayoritariamente no se declinan por eliminar ninguna tarea y sí por simplificar o añadir apoyos, las tareas menos valoradas por el profesorado son las sustituciones cortas, la realización de guardias, la vigilancia en recreos y las actas de reuniones, así como las de coordinación externa, como por ejemplo reuniones con empresas del entorno.

Otra de las conclusiones del estudio es el elevado impacto emocional que el “exceso de tareas” provoca en el profesorado, que informa de un desgaste psicológico y físico medio-alto.

La Memoria y los Informes Psicopedagógicos fueron los documentos más criticados, además de los procedimientos establecidos para controlar la asistencia del alumnado y para desarrollar el plan de sustituciones.

También se ha expresado un especial malestar por el incremento de las ratios y de las horas de docencia en Secundaria, que amplifican, además, la carga administrativa.

En relación con la mejora de las condiciones profesionales del profesorado, el Consejo solicita la ampliación de la plantilla docente a niveles equivalentes a los de comunidades autónomas como Castilla-León o País Vasco (con población similar a la canaria), así como la recuperación de la jornada lectiva anterior a los recortes, es decir, 18 horas lectivas y 24 de permanencia, entre otras consideraciones.

Otro de los ejes prioritarios para reducir la burocratización es la simplificación de la gestión administrativa y se propone realizar una mayor inversión en el desarrollo de servidores y plataformas de gestión centralizadas o garantizar, de forma sostenida y con carácter general, la dotación y actualización de recursos básicos.

La incorporación de nuevos perfiles profesionales y otros apoyos al profesorado es otra de las demandas de la institución, además de la simplificación y mejora de las tareas de gestión docente, pues el profesorado considera que la elaboración de programaciones didácticas o las memorias de fin de curso son tareas complejas que requieren mucho tiempo de dedicación, por lo que es necesario que sean revisadas por la administración competente para facilitar su cumplimentación.