Tenerife Norte

Los Realejos rememora el incendio del convento de las religiosas agustinas

La iglesia de Nuestra Señora del Carmen fue escenario de un acto cultural y artístico, organizado por las asociaciones de vecinos Gordejuela y del Patrimonio y Naturaleza. Los tres conferenciantes narraron de primera mano los acontecimientos de febrero de 1952 y la realidad actual.

EL DÍA, Los Realejos
5/mar/02 18:23 PM
Edición impresa

La Villa de Los Realejos conmemora el 50 aniversario del incendio del antiguo convento de San Andrés y Santa Mónica (religiosas agustinas) con un programa de actos organizado conjuntamente por las asociaciones de vecinos Gordejuela y cultural Patrimonio y Naturaleza. La ceremonia principal tuvo lugar el domingo en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, con la asistencia del director general de Patrimonio del Gobierno de Canarias, Alfonso Fernández; el alcalde de Puerto de la Cruz, Salvador García Llanos, y una nutrida representación del Ayuntamiento realejero.

El templo mariano fue escenario de una sesión cultural y artística en la que se expusieron los aspectos históricos, vivenciales y la realidad en torno al antiguo convento que fue devastado por las llamas el 21 de febrero de 1952, y que posteriormente, dio lugar a la configuración de este núcleo religioso. Esos aspectos fueron brillantemente expuestos por el doctor Gerardo Fuentes, profesor de la Universidad de La Laguna; el profesor Pedro González Hernández, licenciado en Periodismo, y el canónigo de la Santa Iglesia Catedral de San Cristóbal de La Laguna, José Siverio Pérez, natural de la Villa.

La historia, la vivencia y la realidad confluyeron en las sabias exposiciones de los conferenciantes, que rememoraron una parte significativa del acontecer de ese núcleo de San Agustín desde diferentes vertientes.

Como colofón de esta ceremonia actuó la coral polifónica Cantares (Villa de Los Realejos), bajo la dirección de Oswaldo Hernández de la Sierra, que interpretó obras de T. Luis de Victoria, Pedro de Cristo, W.Gluck y Kodály Zortán.