Tenerife Norte

Domínguez: "El tramo más difícil del anillo aún no tiene ni proyecto"

El alcalde realejero lamenta que el Gobierno de Canarias y el Cabildo insular de Tenerife "hayan aparcado" la reforma de la TF-5 entre su municipio y San Juan de la Rambla.
R.S., Los Realejos
7/mar/19 6:18 AM
Edición impresa
Domínguez: "El tramo más difícil del anillo aún no tiene ni proyecto"

R.S., Los Realejos

El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez (PP), lamenta que "el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife hayan aparcado la reforma de la TF-5 entre su municipio y San Juan de la Rambla por tratarse del tramo más difícil del anillo insular, que aún no tiene ni proyecto".

"Nadie nos ha dicho en qué estado de tramitación se encuentra ese tramo ni qué es lo que pretenden hacer para mejorar la fluidez y la seguridad del tráfico entre Los Realejos y San Juan de la Rambla", censura.

"Como es el más complicado, algunos prefieren aparcarlo y dejarlo de lado -critica Domínguez-. Ya tengo muy claro que este tramo será el último del anillo insular de carreteras de Tenerife".

A juicio del alcalde realejero, "el retraso de esta carretera castiga, especialmente, a la Isla Baja, la zona con más problemas económicos y más dificultades de desarrollo de Tenerife".

"La mejora de la autopista del Norte (TF-5), entre el Valle de La Orotava y el área metropolitana, lleva 30 años de retraso, prácticamente los mismos que el anillo insular, que avanza solo en algunos lugares", lamenta.

"En esta Isla, hasta que la presión ciudadana no es suficiente, los proyectos no salen adelante", sostiene Domínguez, quien técnicamente no se moja con ninguna posible solución.

"No sé cuál será la mejor solución técnica para mejorar una vía de gran importancia insular que atraviesa dos parajes protegidos, pero tengo claro que habrá que escuchar lo que tienen que decir los técnicos del Cabildo de Tenerife y del Gobierno de Canarias. Pero juntos, de forma consensuada, y no por separado", advierte el también presidente insular del PP.

En opinión de Manuel Domínguez, "igual la solución pasa por pensar en grande y no poner limitaciones a un proyecto que debería respetar el paisaje y dar una respuesta más adecuada a las necesidades del tráfico en esta parte de la Isla de Tenerife".

"A estas alturas del mandato -añade Manuel Domínguez-, pedirle al Gobierno de Canarias que desbloquee este proyecto no serviría para nada. La única solución pasa por que a partir del 26 de mayo, en Canarias haya un gobierno diferente".

El alcalde realejero concluye que "los retrasos en las obras de carreteras en la Isla de Tenerife se han debido, básicamente, al enfrentamiento entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife, concretamente entre dos personas, la exconsejera de Obras Públicas Ornella Chacón (PSOE) y el presidente insular Carlos Alonso (CC). Un enfrentamiento que en esta Isla vamos a seguir pagando durante muchos años más".

17 años sin alternativas

La ampliación de la TF-5 entre Los Realejos e Icod dividió entre 2001 y 2002 a la sociedad norteña. Se reunieron 15.000 firmas contra un proyecto de 180 millones de euros, con casi tres kilómetros de túneles y falsos túneles y 1,8 kilómetros de viaductos. La ampliación de la TF-5 se presentó en 2001 y, tras una intensa movilización ciudadana, con manifestaciones a favor y en contra, se rechazó por su impacto medioambiental en 2002. En los últimos 17 años no se ha vuelto a hablar de ningún proyecto alternativo, pese a que el Pleno de Icod, alcaldes de la comarca e, incluso, el Pleno del Cabildo, en diciembre de 2018, han reclamado que se retome.