Tenerife Norte
MIGUEL GAJU RICART PROFESOR DE ZOOLOGÍA DE LA UCO

"Con trabajo coordinado, la plaga puede erradicarse"

R.S., Tacoronte
10/mar/19 7:09 AM
Edición impresa
"Con trabajo coordinado, la plaga puede erradicarse"

R.S., Tacoronte

El profesor de Zoología de la Universidad de Córdoba (UCO) y experto en termitas, Miguel Gaju Ricart, asesora al Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y los ayuntamientos de la Isla en la lucha contra las termitas subterráneas reticulitermes flavipes y, tras visitar las zonas afectadas y reunirse con autoridades y vecinos, se muestra optimista: "Con trabajo coordinado de todas las instituciones, con la implicación y colaboración de los vecinos, la plaga puede erradicarse".

¿Qué pasos recomienda dar a partir de ahora para controlar la plaga?

En primer lugar hay que confirmar qué viviendas están afectadas en Tacoronte e iniciar su tratamiento lo antes posible. Paralelamente, realizar la inspección del resto de Tacoronte, siguiendo por municipios aledaños y el resto de la Isla. Para ello se debe distribuir a los vecinos información precisa de cómo detectar los daños causados por las termitas subterráneas para que en caso de verlos puedan solicitar una confirmación a los respectivos ayuntamientos. Una vez se confirme que se trata de termitas subterráneas, deberá iniciar el tratamiento de la vivienda afectada. Para el resto de territorio deberá programarse la inspección de las zonas no urbanizadas susceptibles de estar afectadas por esta termita invasora.

¿Ve posible erradicar por completo esta plaga en la Isla?

De las zonas urbanas es posible, no debería haber ningún problema; en las zonas más agrestes, como los barrancos, el proceso de erradicación será más complejo, pero también sería posible.

¿Será un proceso muy largo?

Sí, principalmente en las zonas no urbanas.

¿La plaga de reticulitermes flavipes puede tratarse con hexaflumurón y diflubenzuron?

Sí, los dos están autorizados.

¿Ambos productos son efectivos con esta especie?

Los principios activos de los dos productos son reguladores del crecimiento de los insectos, ambos son efectivos como se ha demostrado en diferentes estudios científicos. Lo que puede variar es la composición del producto final que se suministra a las termitas y el seguimiento que se haga de las estaciones con los cebos.

¿El tipo de termiticida que se utiliza debe variar si se trata de una zona urbana o de cultivos?

No.

¿Ve necesario limitar la salida de tierra, vegetales y madera de las zonas afectadas por la plaga?

Tanto particulares como empresas deberían solicitar una inspección de sus terrenos para confirmar la ausencia de termitas. En caso de que hubiera, deberían tratarse con urgencia para permitir realizar sus tareas comerciales sin problemas.

Durante años se han eliminado residuos afectados por la plaga a través de los canales ordinarios de recogida, ¿cree que sería necesario realizar alguna intervención en el vertedero insular, que es dónde acaban los residuos?

Se tendría que inspeccionar.

¿Un vertedero soterrado podría ser un hábitat adecuado para la proliferación de esta especie?

Si contiene restos de madera, sí. Por lo que a partir de ahora sería conveniente separar los residuos de madera y procesarlos por vías independientes.

¿Este insecto podría ser una amenaza para la agricultura y la biodiversidad de la Isla?

Creo que no. Los efectos sobre vides, otras leñosas y árboles son limitados y los dañan cuando la densidad de termitas es muy alta y sólo si no encuentran otros recursos de madera.

¿Cuáles son las mayores dificultades a las que se enfrentará la Isla para eliminar esta plaga?

A día de hoy desconozco la extensión real de la zona afectada. Lo más problemático pueden ser las zonas de barrancos que pudieran tener termitas y ser menos accesibles. Si se hace un trabajo coordinado de todas las instituciones, con la implicación y colaboración de los vecinos, la plaga puede erradicarse.

¿Cuáles han sido sus primeras impresiones tras la toma de contacto con las zonas afectadas, los vecinos y las instituciones implicadas?

La zona afectada parece extensa, con casas separadas y terrenos con restos vegetales y de madera abandonados, lo que a partir de este momento debería evitarse porque puede favorecer la dispersión. Obviamente los vecinos afectados están muy preocupados, pero vi muy buena predisposición de las instituciones para iniciar cuanto antes el tratamiento, en el que todos deben colaborar.

 

MIGUEL GAJU RICART PROFESOR DE ZOOLOGÍA DE LA UCO