La Palma

El Cabildo de La Palma aprueba la implantación del bono residente canario

Santa Cruz de Tenerife, EFE
5/dic/18 17:47 PM
eldia.es

Santa Cruz de Tenerife, EFE El consejo de gobierno del Cabildo de La Palma ha aprobado hoy la reestructuración del servicio público de transporte regular de viajeros en guagua, que tiene como principal novedad la aplicación del bono de residente canario y el bono joven, con costes de 25 y 15 euros, respectivamente.

La corporación insular informó de que en próximas fechas se darán a conocer los requisitos y procedimientos para optar a los diversos títulos de viaje bonificados, así como la fecha para la puesta en marcha de las actuaciones objeto de esta reestructuración.

El bono de residente canario tendrá un coste en La Palma de 25 euros, y permitirá el uso ilimitado del servicio de transportes en guagua durante un mes, y se establecerá un segundo bono general destinado a jóvenes menores de 30 años, que tendrá un precio de 15 euros.

Las personas jubiladas con una renta que supere en un 1,8 el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) también podrán optar a un bono por el mismo precio, y quienes acrediten cualquier tipo de discapacidad con un grado igual o superior al 65% podrán optar a un bono mensual para viajes ilimitados por 10 euros.

Las personas desempleadas de la isla y las personas jubiladas que reciban una pensión por menos del 1,8 del IPREM podrán optar a un bono mensual para el uso ilimitado del servicio por un coste de 2 euros.

Y podrán hacer uso gratuito de la guagua los estudiantes menores de 26 años que se desplacen hasta sus centros educativos en horario lectivo.

Además, habrá un bono especial que recogerá la gratuidad del uso de la guagua para aquellas personas que acrediten ser residentes y con ingresos personales inferiores al IPREM (actualmente, 537 euros).

La tarifa general del billete de guagua será de 1,50 euros para trayectos que sean de hasta 10 kilómetros, de 2,40 euros para trayectos de hasta 20 kilómetros y de 2,60 euros para desplazamientos de más de 20 kilómetros.

En cuanto a la reestructuración de líneas, explica que la readaptación del contrato supone un cambio de algunas líneas, como es el caso de la 300 que cubre el trayecto entre Santa Cruz de La Palma y Los Llanos de Aridane por la cumbre, que ofrecerá un servicio más directo entre ambas ciudades, que ampliará sus frecuencias en horas punta, y que mejorará sus servicios en horario nocturno los fines de semana.

La línea 500 que va desde la capital insular hasta el aeropuerto ampliará su servicio manteniendo durante todo el día una frecuencia de paso de media hora, excepto sábados por la tarde, domingos y festivos, que será de una hora.

Se creará la línea 305 para dar servicio entre Santa Cruz de La Palma y el hospital pasando por la comarca de Las Breñas. La línea 100 desde la capital hasta Barlovento ampliará el servicio en hora punta con dos frecuencias más por la mañana.

La línea 203, que llega hasta el faro de Fuencaliente, ampliará una frecuencia en la mañana y otra al final del día para dar un mejor servicio especialmente al hotel ubicado en la costa de ese municipio. En la línea 204 que va desde Los Llanos de Aridane a Puerto Naos se verán ampliadas las frecuencias de lunes a viernes en horario de mañana.

La reestructuración del servicio del transporte público regular en guagua lleva aparejada una readaptación del contrato entre la institución insular y la empresa concesionaria del servicio.

En esta queda definida la ampliación de los kilómetros totales a cubrir, que se incrementan en 200.000, el precio por kilómetro, que será de 1,68 euros, y las obligaciones a cumplir por cada una de las partes.

Además se establecen las obligaciones del operador para el mantenimiento y renovación de la flota de vehículos.

Está previsto que el operador incorpore 7 nuevos vehículos con una inversión superior a un millón de euros.

Antes de abril de 2019 deberá haber 10 nuevas guaguas en las carreteras de la isla, por un importe previsto de 1,9 millones de euros. También se contempla que antes del 30 de julio del año que viene la empresa concesionaria del servicio deberá disponer de un plan que asegure que en los próximos años la edad media de la flota de los vehículos no sobrepase los 6-7 años.