Santa Cruz de Tenerife
JOSÉ EMILIO GARCÍA GÓMEZ EX ALCALDE DE SANTA CRUZ Y CONCEJAL DEL PP

"No me voy a presentar a las elecciones"

A menos de un año de su salida de la vida política, García Gómez, en una entrevista concedida a EL DÍA, hace un repaso del tiempo pasado en el Ayuntamiento de Santa Cruz.

EL DÍA, S/C de Tenerife
7/jul/02 1:55 AM
Edición impresa

Con 20 años de vida municipal a sus espaldas, José Emilio García Gómez, alcalde de Santa Cruz a principios de la década de los años noventa, es uno de los concejales más veteranos del Ayuntamiento de la Capital. Portavoz del Grupo Municipal Popular hasta hace unos meses, García Gómez ha iniciado un discreto alejamiento del candelero político que culminará en los próximos comicios municipales y autonómicos, en los que asegura que su imagen no aparecerá en ninguno de los carteles de propaganda electoral.

- Ha dejado la portavocía de su grupo a menos de un año de las elecciones de 2003 en lo que parece una retirada paulatina de sus responsabilidades políticas.

- Sí, totalmente. Consideré, después de consultar al partido, que debía dejar paso a otra persona para que adquiriese más proyección pública. En cualquier caso, creo que seguiré haciendo política, aunque sea desde la plaza Ireneo González o desde el Hospital del Tórax. No lo sé, pero no voy a ser candidato ni voy a formar parte de ninguna lista. Creo que desde 1979 han pasados muchos años, en los que he intentado cumplir los compromisos con el electorado, satisfactoriamente o no. He entregado lo suficiente de mi vida personal y profesional, y la gente pide renovación.

Los toros desde la barrera

- Después de estar al frente del Ayuntamiento, ¿cómo se ven los toros desde la oposición?

- Hay puestos que imprimen carácter. A mí me es muy difícil convertir en cínicas protestas o en mociones oportunistas los problemas que conozco y con los que he tenido que lidiar. Es fácil encontrar problemas para ser más agresivo, y en algunas ocasiones es necesario serlo, pero a la mayoría de los vecinos lo que le importa es que su ciudad camine y no acepta el enfrentamiento permanente. Tal vez, quien ha sido alcalde no debería ser concejal.

- Sin embargo, usted decidió presentarse de nuevo.

- Piensas en el debate y en el reto que supone, así fue planteado. Además, todos los datos que teníamos indicaban que la apuesta por CC era francamente mayoritaria, por lo que era difícil ganar. También es verdad que ni ellos pensaban obtener los resultados que sacaron. Les salió bien la jugada. En cualquier caso, fue lo que Santa Cruz quiso.

Balance

- ¿Se arrepiente de algo de lo que hizo o de lo que no pudo hacer?

- De casi nada. Me puedo arrepentir de aquello en lo que la Ciudad se haya sentido dañada pero no tengo conciencia de que ninguna de mis acciones generara esos daños a terceros.

- ¿De qué se siente más satisfecho?

- La época más bonita de mi vida fueron los cuatro años que pasé en Urbanismo. Es algo difícil de explicar, pero cerrar el Plan General o abrir la avenida marítima son los hechos más satisfactorios de aquellos años. En la segunda época me sentí más cansado del despacho, aunque tuve la oportunidad de firmar el convenio para la reposición de Santa Clara y San Pío, que es, sin duda, la obra más importante que ha realizado Santa Cruz en toda su historia.

Perdiendo fuelle

- Se ha mostrado usted preocupado en los últimos meses acerca de la capitalidad de Santa Cruz. ¿Estamos perdiendo fuelle?

- Sin ninguna duda. Las Palmas, que tenía un déficit muy importante, ha pegado un gran cambio en los últimos años. Se ha desmarcado tan fuertemente que hoy en día es inalcanzable, lo cual nos deja salidas muy limitadas, como tener un especial cuidado con nuestra calidad ambiental porque, si encima no somos la más bella y la más cómoda, pues vamos mal.

- ¿Qué cree que ha pasado para haber llegado a esta situación?

- Pienso que Santa Cruz sigue pagando el complejo de ATI. La falta de implantación de las AIC en Gran Canaria pasó factura a la Capital porque cuando desde allí se plantea algo, aquí no decimos nada para que no se interprete que ATI mangonea.

- ¿Una hipotética fusión con La Laguna, de la que es un ferviente defensor, podría servir de antídoto?

- Es una de las pocas salidas que hay. Apuesto por la única ciudad, llámese La Laguna o llámese Tenerife. Creo, además, que la gran beneficiada en ese proceso sería La Laguna, que debería albergar la sede del nuevo Ayuntamiento. Soy consciente de que esto provoca recelos pero no seamos tan agresivos. Vayamos primero a aquello en lo que podemos entendernos, como

El cierre de Pulido - En uno de los últimos plenos del Ayuntamiento sacó a relucir el cierre de la rambla Pulido. ¿Es partidario de reabrir la calle? - A medida que pase el tiempo nadie va a entender que continúe cerrada en una manzana. No hay que mezclar la estabilización del edificio, que es una responsabilidad de los propietarios, con la garantía de que eso no afecte a los vecinos que pasan por la calle. Lo que no tiene ninguna justificación es que Santa Cruz tenga la segunda vía más importante cerrada al tráfico durante cinco o seis meses. Hay que buscar una solución o habrá que intervenir. - ¿Cuál ha sido la actuación municipal durante y después de un temporal que ha provocado daños como éste? - En líneas generales, la actuación inmediata fue muy acertada. A partir de ahí, si hubiésemos tenido la suerte de que nadie hubiese perdido su vida o su casa, diríamos que muy bien. Pocas ciudades tienen la suerte de que un hecho como éste se produzca ese día y a esa hora y no con los niños en el colegio y con coches circulando. Fallos en la comunicación - Usted ha dedicado sus críticas a los fallos en la comunicación con los ciudadanos. - Es necesario arbitrar un sistema para que la autoridad competente tenga un canal de comunicación, con el que todos los medios, televisión o radio, puedan conectar. Lo que no puede ocurrir es que la información se traslade a otra Isla en la que se ve que ni las calles que vemos por televisión no coinciden con su nombre. Ese tipo de información no puede depender de un señor que está en Gran Canaria. Hay que imaginarse una situación, por ejemplo, en la que haya que evacuar a la población. - Hablando de calles, ¿cuál es su opinión acerca de modificar la denominación franquista de las vías de la Capital? - Yo propuse en el Pleno modificar la calle 18 de Julio. La historia es la historia y no podemos estar constantemente modificando los nombres. Lo que está claro es que el 18 de julio fue la fecha de inicio de una guerra fratricida y no tiene ningún sentido conmemorar un hecho de ese tipo, lo mismo que ocurriría con el 1 de abril. Sería positivo que pasara a ser sustituido por el del Día de Canarias. - Cuando echa la vista atrás y compara, ¿cómo ve la situación política canaria en estos momentos? - A mí no me gusta que se diga, por ejemplo, que todos los políticos son corruptos. No lo acepto. Más o menos que el resto de profesionales, no lo sé. Me consta, además, que hay muchas personas que hacen un gran esfuerzo personal. Sin embargo, noto que existe falta de interés. Ésa es una de las cosas que me producen mayor dolor. Una dejación que es también evidente en el ejercicio del voto. Hay una relajación muy extendido en nuestra sociedad, además de mucho cinismo. Se busca más el resultado de una declaración que la realidad de lo que se dice, un juego que no comparto. Me parece que existe una gran falta de honestidad, de sinceridad. No se dice la verdad.
JOSÉ EMILIO GARCÍA GÓMEZ EX ALCALDE DE SANTA CRUZ Y CONCEJAL DEL PP