Santa Cruz de Tenerife

Relevo municipal

Mientras los concejales salientes terminan de recoger sus pertenencias personales, los ediles electos ya han recibido sus credenciales, que les permitirán tomar posesión el próximo sábado.
EL DÍA, S/C de Tenerife
9/jun/03 9:56 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife vive desde hoy y hasta el próximo sábado una semana de cambios, con la salida de los ediles que han formado parte de la corporación de la sexta legislatura de la democracia, afanados estos días en la recogida de sus pertenencias municipales para dejar sus despachos a los sustitutos.

La nueva configuración resultante de las elecciones del pasado 25-M quedará de manifiesto en el reparto físico de los bancos del salón de plenos. Así, Coalición Canaria (CC), que pasa de 18 ediles a 14, ocupará desde el próximo sábado la parte derecha, según se mira desde la mesa de la Presidencia. Hasta ahora, tenía representación en los bancos que se distribuyen a ambos lados del lugar reservado para el alcalde.

El Partido Socialista Canario (PSC-PSOE), que ganó un edil más y se convirtió en la segunda fuerza con más votos, ocupará los cinco bancos más próximos a la Presidencia, en la parte izquierda, hasta ahora "propiedad" del Partido Popular (PP).

Tanto populares como socialistas tienen la misma representación, cinco concejales, sin embargo, la diferencia de votos será la que defina la ubicación de cada uno de los grupos. Por ello, los socialistas quedarán en la primera fila de los bancos de la izquierda, y los populares, justo detrás. En esa misma parte del salón se colocarán a los tres representantes del PNC.

Atendiendo a un viejo acuerdo de los grupos municipales, los portavoces estarán colocados en puntos estratégicos para facilitar lograr un buen plano a los medios de comunicación gráficos. Así, el portavoz de CC mantiene su plaza. Frente a él estará el cabeza de lista del PSC-PSOE, Manuel Santana, y detrás, posiblemente, Cristina Tavío, del PP. En la esquina de la hilera izquierda, en la zona más próxima al público, podría situarse el portavoz del PNC, Guillermo Guigou. Este reparto es provisional, pues deberá ser refrendado por la junta de portavoces, que se constituirá la próxima semana.

En esta recta final a la toma de posesión de la nueva corporación que se constituirá el próximo sábado, los concejales electos ya han comenzado a retirar sus actas acreditativas.

Este fue el caso del PNC y de CC, que retiraron la documentación el pasado viernes. Para este mediodía, los socialistas tienen previsto recoger la documentación que les permitirá, a su vez, recuperar el control del grupo municipal socialista, después de que se desmembrara a lo largo de la legislatura que ahora toca a su fin, llegando a ser la voz en el Pleno de los acuerdos adoptados por el partido.

La integración a la corporación de los tres representantes del PNC obligará a oposición y Gobierno a estrecharse con relación a lo que ha sido habitual en los últimos ocho años, para poder habilitar un cuarto despacho al nuevo grupo.

Diecisiete nuevos ediles

De los 27 concejales de la séptima legislatura que comienza el próximo sábado, repetirán 9 en las labores del equipo de gobierno, mientras que de la oposición sólo permanece Maribel Oñate, del PP.

Los trámites para constituir la nueva corporación establecen la celebración de una sesión previa a la constitución para liquidar las actas pendientes. Esta cita está fijada para el miércoles, día 11.

Ya el sábado, el secretario de la corporación y el jefe de Protocolo serán los encargados de asesorar a los ediles electos. El primero, se encargará de supervisar los trámites administrativos, mientras que el segundo velará por la solemnidad de un acto que comenzará con los Cantos Canarios, interpretados por la Banda Municipal de Música, y concluirá estrenando el Himno de Canarias y, a continuación, el de España.

El pasado miércoles retornó de Madrid el responsable de Protocolo, quien se trasladó a la Capital del Estado para traer personalmente las 30 medallas corporativas encargadas a la joyería a la que históricamente se le ha cursado dicho encargo, y que posee el troquel. El coste del pedido ascendió a 15.000 euros. De haberse enviado por correo, su coste se hubiera multiplicado, por los seguros que se hubieran tenido que contratar.

Aunque ahora todas las corporaciones hacen uso de este símbolo, la medalla corporativa fue una concesión de Isabel II a Santa Cruz en 1866. Hasta la constitución de la primera corporación democrática, eran de oro y de propiedad municipal.

A partir de 1979, se fijó que las medallas, de plata de ley bañadas en oro, fueran propiedad de cada edil, no así el bastón de mando del alcalde. Por ello, los dos que existen en Santa Cruz están custodiados en dependencias municipales. Sólo Manuel Hermoso y José Emilio García Gómez tienen una réplica similar, regalo de sus compañeros de corporación cuando terminaron sus mandatos.

La decisión de que las medallas sean propiedad de los concejales ha permitido que Antonio Bello (CC) reciba el próximo sábado su séptima insignia, tantas como legislaturas ha estado en el Ayuntamiento.

Junto a la medalla, reservada para los actos solemnes de la corporación, los ediles recibirán una reproducción pequeña de la insignia para la solapa. En el caso de los varones, se trata de una medalla que cuelga, mientras que para las mujeres está sujeta de un lazo. Su uso está reservado, por ejemplo, a la celebración de bodas civiles en el salón de plenos municipal.