Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno británico respalda el acuerdo del 'brexit' leer

La dirección de la gala rectifica: no habrá finalistas ni segundo desfile

Camacho retira ahora su propuesta a los diseñadores porque el segundo pase solo puntúa un 10% Los creadores le piden que se limite al espectáculo y no a la forma de puntuar.
@HGonar, Santa Cruz de Tenerife
7/nov/18 6:40 AM
Edición impresa
La dirección de la gala rectifica: no habrá finalistas ni segundo desfile

Tres meses después de las primeras reuniones entre la organización y los diseñadores que prevén participar en el Carnaval dedicado a los fondos marinos, los posibles avances en cuanto al formato artístico de la gala de elección de la reina adulta del Carnaval 2019 se refiere volvieron al "kilómetro cero" tras la reunión del lunes pasado, a la que no asistió la concejala, Gladis de León. Aunque el director del espectáculo, Enrique Camacho, había anunciado que la elección de la reina de 2019 contaría con dos pases -primer desfile y un segundo, a modo de carrusel, reservado para diez mejor votadas-, esta propuesta quedó en saco roto.

La gala, que se celebrará el miércoles 27 de febrero de 2019, contará con un solo pase de aspirantes, entre las que se elegirían a la reina y a las cuatro damas de honor.

La idea de desfile más carrusel es un viejo proyecto de Enrique Camacho que no ha llegado a materializarse y que está condicionada por el nuevo sistema de votación que han consensuado los diseñadores para 2019. El jurado valorará la visita que realizará en la trasera del escenario a cada uno de los trajes, dos horas antes del inicio del espectáculo. Esta nota aportará un 30 por ciento de la nota global. El resto de la puntuación se otorga sobre el escenario. Es ahí donde surgieron las diferencias en la reunión entre diseñadores y dirección artística.

Los creadores, después de cuatro reuniones internas y consultas con Fiestas, acordaron que la puntuación de cada aspirante sea el 30% de la nota del jurado a la trasera del decorado, para que lo vean de cerca; un 60% en el primer desfile sobre el escenario, con una duración de tres minutos y medio, y un 10% que se añade en el segundo desfile, tipo carrusel y al que solo optan las diez finalistas elegidas por el jurado.

Surgió ahí el debate. Enrique Camacho considera que aporta poco valor el desfile del carrusel, al que los diseñadores solo reservan el 10% de la puntuación final, e interpreta que se puede considerar hasta una falta de respeto para el espectador -con el riesgo añadido de que se pueda filtrar la puntuación- que cuando desfilen las diez finalistas ya se conozca quien es la reina, pues el margen de puntuación en ese segundo pase apenas tiene margen para variar el resultado. Por eso, propuso limitar el pase de candidatas a un desfile, para garantizar audiencia en televisión.

Los diseñadores -salvo el laureado Daniel Pajes, y alguna otra excepción- son partidarios del segundo desfile porque, dicen, ya lo "vendieron" como incentivo a sus patrocinadores. En medio de la confusión, y de reproches -como los 20 años en el mundo del espectáculo de Enrique Camacho o las tres décadas de Santi Castro en el diseño de reinas-, se zanjó la negociación. Al final, la gala solo tendrá un solo pase, y los creadores -aunque son partidarios del segundo pase- se darían por satisfechos con una "coronación limpia"; entiéndase, la reina y las cuatro damas bien colocadas en el momento de la proclamación. Se mantiene la novedad de la puntuación -30% de la nota a la visita a la trasera del escenario, y el 70%, al desfile-. Se compromete a designar un jurado que tendrá tantos miembros como candidatas se presenten, hasta un máximo de 15. Un matiz importante en una edición que ya tiene confirmadas 18 aspirantes, a falta de que se abra el plazo de inscripción, que se prevé cerrar el 6 de enero de 2019.

Se mantienen el resto de acuerdos: plataformas para todas las candidatas y el incremento de premios. La reina pasa a cobrar de los 900 euros asignados en 2018 a 1.200 euros en 2019; y cada dama, de 450 a 600. El diseñador de la reina, de 2.250 a 3.000, y el creador de cada dama, de 900 a 1.200 euros.

La gala de la reina vive una época de bonanza económica, si se tiene en cuenta el número de candidatas ya confirmadas -y sin abrirse el plazo- de cara al Carnaval de los fondos marinos.

En la actualidad, ya hay confirmadas dieciocho participantes. Santi Castro contará con dos firmas patrocinadoras, Daniel Pajes, con otras dos, igual que Jonathan Suárez, que también hará doblete. El resto de los creadores presentarán una representante por equipo: Jorge González Santana -que acumula ya dos reinas consecutivas-, David Hernández, Sara Díaz Mendoza -que estará en la gala de Santa Cruz y también en la de Las Palmas-, Antonio Santos Arteaga -que regresa-, Alexis González Santana, el palmero Yeray Hernández, Alfonso Baute, Borja Abreu y Tin Quintero. También retorna la firma de Cavi Lladó (Carolina Hernández y Víctor Díaz) y destaca el regreso a la pasarela de las reinas del Carnaval de dos grandes: Sedomir Rodríguez de la Sierra -ausente en la gala de la reina desde 2013- y Juan Carlos Armas, que inició un paréntesis hace ocho años (2012).

El número de aspirantes se podría elevar, máxime cuando ni siquiera se ha abierto el plazo, que según los cálculos, se cerrará el día 6 de enero. Dos grandes ausentes: Miguel Cañadas y Eduardo Martín Quintero, sinónimo de corte de honor que busca encargo (en 2012 cosechó segunda dama con Daniel Pajes; y en solitario, cuarta en 2017 y segunda, en 2018).

asociación

El colectivo de diseñadores, un referente en el Carnaval no solo por su creatividad, sino por el ímpetu que lo caracteriza en la defensa de sus demandas, acaba de vivir un proceso de refundación, con la renovación de sus órganos de gobierno.

Santi Castro, su fundador, mantiene la presidencia: La vicepresidencia la asume Antonio Santos Arteaga. Jorge González gestionará la secretaría y Jonathan Suárez, la tesorería. Como vocales, Daniel Pajes y Alfonso Baute.