Santa Cruz de Tenerife

El convenio para la gestión del Templo Masónico se renovará

El ayuntamiento y el Supremo Consejo del Grado 33 y Último del Rito Escocés Antiguo repondrán el acuerdo que inicialmente fue suscrito en 2013 y que ha quedado desfasado.
El Día, S/C de Tenerife
23/dic/18 6:04 AM
Edición impresa
El convenio para la gestión del Templo Masónico se renovará

El Día, S/C de Tenerife

El Ayuntamiento de Santa Cruz renovará el convenio de colaboración con el Supremo Consejo del Grado 33 y Último del Rito Escocés Antiguo, organización masónica mayoritaria en España que tendrá como último objetivo la gestión de las actividades del Templo Masónico, histórico inmueble radicado en el la calle San Lucas (declarado BIC en 2007).

En este caso, la corporación ha dado un paso para que nuevamente se dé cuerpo a un acuerdo que fue suscrito en julio de 2013 y que ha quedado completamente desfasado y que volverá a tener como uno de sus objetivos prioritarios la recuperación del archivo histórico que existe sobre la masonería y la primigenia Logia de Añaza de Santa Cruz de Tenerife, que está en el Archivo Histórico de Salamanca.

"Es una de las premisas que la corporación ha impulsado cuando se habla del Templo Masónico, teniendo en cuenta que el primer objetivo de todos es la rehabilitación integral de uno de los enclaves referentes de la masonería en toda Europa, el Templo Masónico", explicó el concejal de Hacienda y Patrimonio Municipal, Juan José Martínez.

Al respecto, el edil enumeró los compromisos que asume el ayuntamiento con el convenio que se renovará, siendo parte de ellos la restitución de archivos, restauración de pinturas originales y fotografías existentes y otros bienes muebles, "base para darle una actividad adecuada a un edificio cuya rehabilitación ya está en marcha en su fase inicial, que era un objetivo que por distintos motivos se ha retrasado, aunque ya estaba contemplado en el anterior documento".

Dentro del acuerdo se contempla, entre otros, la posible designación del inmueble como Centro Internacional de Estudios Masónicos de Añaza y su uso como Museo y Centro Internacional de Interpretación de la Masonería. En este caso, las charlas, debates, coloquios, cursos, encuentros, congresos, exposiciones y premios sobre la masonería y sus valores serían preferentes.

"Es poner en disposición de la ciudadanía la historia y el complejo mundo de la masonería, teniendo como marco el Templo Masónico cuyo valor histórico de es de gran importancia", resaltó el concejal.

En cambio, entre los compromisos que asume el Supremo Consejo del Grado 33 y Último del Rito Escocés Antiguo, una vez realizado el proyecto de rehabilitación del Templo Masónico de la mano del ayuntamiento, impulsará la restitución de archivos y otros bienes muebles; la reproducción de pinturas originales utilizando las fotografías existentes con el asesoramiento de la masonería regular a la que perteneció la Logia de Añaza; y la obtención de fondos y de financiación privada para el desarrollo de sus actividades, entre otras.

El alcalde de Santa Cruz, uno de los impulsores del proyecto de rehabilitación del Templo Masónico resaltó los pasos que se han llevado a cabo para que poder concretar el inicio de la rehabilitación del Templo Masónico, así como el esfuerzo del área de Patrimonio Histórico para lograr llevar a buen fin el plan con la contratación del servicio de evaluación estructural y constructiva, así como la redacción del proyecto y la dirección de obras (46.660 y 291.279 euros, respectivamente). Un primer paso que se ha concretado y que es el inicio para rehabilitar el centro masónico".

Por último, el edil Juan José Martínez, quiso poner en valor el importante y esencial trabajo que ha realizado el concejal socialista Florentino Guzmán "y es de caballeros reconocer todo lo que ha hecho en relación al Templo Masónico". concluyó.

Referencia e historia

El Templo Masónico está ubicado en el centro de Santa Cruz, en plena calle San Lucas. El arquitecto fue Manuel de Cámara y Cruz y lo construyó en 1900. Al ser un edificio tan grande y tan espectacular, la fachada no se terminó de construir hasta 1923. Es un bien de primer orden para el municipio, único en España y relevante en el panorama mundial. Constituye un ejemplo único en España y de los pocos de toda Europa, de arquitectura genuinamente masónica. Durante la Guerra Civil el inmueble fue requisado y sus adeptos perseguidos, aunque el edificio no fue tirado por los usos menores que se le dio. Una vez restaurado el templo se convertirá en una pieza clave de la estrategia turística de Santa Cruz en materia cultural por su singularidad. Fue declarado BIC en 2007 en la categoría de Monumento Histórico.