Santa Cruz de Tenerife

Vecinos de Taganana demandan el tapiado de una casa de la playa

Se trata de una estructura de pequeñas dimensiones que se halla a la entrada de la playa de Roque Las Bodegas que se encuentra en ruina, pero que cuenta con sus accesos abiertos.
P.P. Peña, S/C de Tenerife
15/abr/19 6:33 AM
Edición impresa
Vecinos de Taganana demandan el tapiado de una casa de la playa

P.P. Peña, S/C de Tenerife

La AV La Voz del Valle y vecinos y trabajadores de Taganana reclamaron ayer al ayuntamiento "el tapiado por seguridad de una estructura que existe en la playa de Roque Las Bodegas". Se trata de una antigua casita de pequeñas dimensiones cuyo acceso es completamente libre y está en ruina. Los denunciantes consideran que puede suponer un peligro porque la gente entra, su techado está caído y existen materiales peligrosos en su interior, entre ellos hierros que están al aire.

Señalan que la casa es utilizada normalmente como espacio en donde la gente suele hacer sus necesidades ante un apuro, lo que perjudica a la imagen de la zona", añadió el presidente del activo colectivo vecinal, Luján Izquierdo.

En este caso, vecinos y empleados del entorno y de la playa de Benijo aseguran que es normal ver a personas en su interior, sobre todo en época veraniega cuando la playa se convierte en punto de encuentro de vecinos, visitantes y turistas. Apuntan que el buen tiempo es aprovechado por alguno para quedarse a pernoctar en su interior, "sin ser consciente del peligro que encierra pasar una noche allí".

La casa es la primera estructura que se encuentran los visitantes cuando llegan a la playa de Roque de las Bodegas, justamente en donde en estos momentos el Ayuntamiento de Santa Cruz está colocando un punto de recarga para vehículos eléctricos, con lo que la imagen de modernidad y la del inmueble contrastan a primera vista.

Tiene tres accesos distintos y todos dan a habitaciones en donde el escombro y parte de los techados se encuentran en el suelo, hierros y hasta basuras, "a pesar de que unos metros más arriba están los contenedores", critica un empresario.

Pero igualmente de peligroso es que en la puerta central los hierros del forjado se encuentran al aire y pueden suponer un peligro para niños y jóvenes que pasan por este lado de la acera, la que da a los primeros restaurantes de la playa.

Los denunciantes advierten de que "cualquier día puede pasar una desgracia si no se cierran las entradas", recordando que "ya no estamos hablando de necesidades en infraestructuras, sino de seguridad".

Los afectados demandan una actuación rápida para minimizar los riesgos en el inmueble.