Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La CE multa a Google con 1.490 millones euros por abusar de dominio en anuncios leer

¿Cuantos tipos de brackets conoces?

26/sep/18 17:15 PM
eldia.es

Cada vez es más común que las personas sufran de problemas de ortodoncia y todo esto es debido a diversos factores que pudieron sufrir durante la infancia e incluso en edades más avanzadas que causan malformaciones respecto al posicionamiento de los dientes. Sin embargo, no todo está perdido para estas personas, puesto que siempre podrán corregir su dentadura y su sonrisa con los brackets. Pero ¿Qué tipos de brackets hay en el mercado? Es lo que veremos a continuación.
 

Consideraciones a tener en cuenta

Aunque existen múltiples brackets en el mercado, siempre hay algunos exclusivos para ciertos tipos de casos. Lo recomendable es que te revises la dentadura con un ortodoncista, le expongas tu caso y en base a eso él determinará si eres el candidato ideal para los diversos tipos de brackets que mencionaremos más adelante.

Generalmente, los brackets suelen ser ligas o materiales que generan presión sobre los dientes para moverlos, rotarlos y alinearlos de forma que recobren su posición natural. Lo que cambia entre cada bracket es su composición, su precio y lo visible y estético que sea, puesto que a casi nadie le gusta que le vean unos alambres en la boca, pero para todo tipo de brackets siempre tendrás que utilizar los retenedores después del tratamiento.


 

Tipos de brackets que podrás conseguir

Entre los diversos tipos de brackets que puedes conseguir en el mercado, se encuentran los siguientes:

Brackets metálicos: son los brackets tradicionales que la gente se tiende a poner, ya que son aquellos que unen los dientes por medio de alambres metálicas y vienen en diferentes colores. Su principal ventaja es que vienen a un precio sumamente económico (aproximadamente de unos 800 euros, pero pueden variar dependiendo del ortodoncista). Sin embargo, si deseas que los brackets sean más discretos, estos no son tu opción ideal.

Brackets autoligables Damon: son la versión mejorada de los brackets metálicos, ya que no requieren de ligaduras ni de alambres metálicos. El arco de metal que ejerce presión en los dientes suele tener más resistencia, por lo que consigue que sean brackets más discretos que los anteriores. Su precio es ligeramente más elevado que el de los brackets metálicos.

Brackets de zafiro: este tratamiento puede llegar incluso a costar unos 1500 euros, puesto que es una de las técnicas más avanzadas en brackets. Son unos de los brackets más discretos que podrás encontrar en el mercado puesto que al ser de zafiro se mimetizan con el color del diente.

Brackets linguales: son mucho más discretos que los brackets de zafiro, puesto que van por dentro de los dientes y no por fuera. Todo esto con una nueva tecnología que permite generar presión desde dentro sin la necesidad de un alambre. Tienden a costar aproximadamente unos 2000 euros dependiendo del caso.

Brackets de porcelana: son una opción más económica que los brackets de zafiro, puesto que su tecnología es similar pero son mucho menos resistentes. Suelen costar unos 1000 euros y son más discretos que los brackets metálicos.

Tecnología Invisalign: son el tipo de brackets más avanzados del mercado, ya que consisten en unos moldes que simulan la forma de tu diente en diversos materiales que suelen ser transparentes. Tendrás que ponerte cada molde por lo menos unas dos semanas hasta cumplir el tratamiento. Su precio va desde los 1500 euros hasta los 4000 euros.