Sucesos

El fiscal pide doce años y medio para un británico acusado de cuatro atracos

El Juzgado de lo Penal número cuatro de Santa Cruz será el encargado de determinar ahora si el imputado, identificado como K.T.S., fue quien cometió los robos con violencia entre febrero y mayo de 2001 en el Sur de Tenerife. El caso ha quedado visto para sentencia.

EL DÍA, S/C de Tenerife
10/ene/02 9:32 AM
Edición impresa

Ayer concluyó, en la Sala del Juzgado de lo Penal número cuatro de la Capital, la vista oral contra K.T.S., un súbdito británico para el que fiscal pide doce años y medio de prisión al considerarlo autor de cuatro robos con violencia en el Sur de la Isla, concretamente entre los meses de febrero y mayo de 2001.

Ayer se llevó a cabo la parte de los informes del Ministerio Fiscal y de la defensa.

Según el Ministerio Fiscal, que solicita penas en el primero, tercer y cuarto robo de tres años y medio de prisión, mientras que por la segunda sustracción se decanta por una solicitud de dos años, extendió su petición a una indemnización para las víctimas en las cantidades que fueron sustraídas de los comercios que al parecer fueron asaltados.

Tal y como ya reseñó EL DÍA en la primera parte de la vista oral celebrada por el Juzgado de lo Penal número cuatro de la Capital en su edición del jueves día 20 de diciembre, el caso resultó curioso por la prueba del visionado de un vídeo grabado con cámara de seguridad en el que aparece un hombre corpulento, moreno y con algún parecido con el procesado, que ya lleva ocho meses en prisión.

Cobra un sueldo

El inculpado está mucho más delgado y, según las pruebas aportadas, no tenía motivos para cometer los delitos, ya que cobra un sueldo que le permite vivir cómodamente y sólo viajaba a la Isla para visitar a su madre.

K.T.S. se declaró inocente de todos los hechos y, según manifestó su letrado en el turno de informe, "los hechos son distintos a los que ha relatado el Ministerio Fiscal, ya que mi patrocinado no responde al perfil de un atracador, ya que no es toxicómano, tiene un trabajo fijo y estable desde hace diez años en Gran Bretaña que le permite tener una situación económica desahogada y no tiene necesidad de delinquir, así como que es una persona integrada en la sociedad. Mi defendido no es el que aparece ni en el vídeo ni en las fotografías, y las víctimas dicen que hablaba en español, mientras que mi patrocinado es reacio a hablar en español y sus idas y venidas a Tenerife eran sólo para ver a su madre que reside en el Sur de la Isla".

El abogado defensor dijo que "esto es un error lamentable y esta parte ha probado que en las fechas en que se cometieron los atracos K.T.S. se encontraba trabajando en Gran Bretaña, luego es físicamente imposible que se hallara en Tenerife".

La prueba del vídeo

Durante la primera parte del juicio se vio con cada una de las víctimas de los atracos un vídeo que fue grabado por una cámara de seguridad de uno de los supermercados atracados.

Según tres de las víctimas, el hombre que se aprecia cometiendo uno de los robos era el acusado, aunque mucho más robusto. Dos mujeres comparecieron tras un biombo para resguardar su intimidad, ya que en la Sala estaban los familiares del acusado, identificando al procesado como la persona que las amenazó y les sustrajo distintas cantidades de dinero de los establecimientos comerciales donde trabajaban. Otra no dudó en afirmar en la sala que "es la persona que el día 15 me atracó".

Una cuarta mujer no reconoció en absoluto a la persona que aparecía en la cinta visionada.

Todas las víctimas fueron intimidadas con un arma blanca, aunque no precisaron si se trataba de un cuchillo u otro objeto de similares características. El caso quedó visto para sentencia.