Sucesos

Detenido por un presunto caso de violencia machista en el Carnaval

Un joven de 22 años fue arrestado en la mañana de ayer por un delito de lesiones con arma blanca También se produjo el arrestro de un varón mientras vendía estupefacientes.
Efe, S/C de Tenerife
4/mar/19 6:26 AM
Edición impresa

Efe, S/C de Tenerife

Un hombre fue detenido por el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) debido a un presunto caso de violencia de género producido en la tarde del sábado en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, según informó el ayuntamiento capitalino.

Asimismo, a primera hora de la mañana de ayer detuvieron a un joven de 22 años por un delito de lesiones, en principio de carácter leve, con arma blanca.

También la Unidad de Intervención Policial (Unipol) de la Policía Local arrestó a un hombre por un delito contra la salud pública, al ser sorprendido vendiendo sustancias estupefacientes.

Por su parte, el personal del hospital del Carnaval, instalado por el consistorio santacrucero, en coordinación con la Cruz Roja, atendió en la noche del sábado al domingo a 123 personas por precisar algún tipo de asistencia. Casi la mitad fue por efectos derivados de un consumo excesivo de alcohol. En cuanto a edades de los asistidos, la distribución fue de 102 adultos y 21 menores.

La necesidad de realizar pruebas y otros tratamientos especializados hizo que se derivaran a centros hospitalarios 17 personas, diez de ellas por traumatismos y caídas.

Pérdida de fluido en una atracción de la feria

Una atracción de la feria que acompaña al Carnaval de Santa Cruz de Tenerife sufrió el sábado una pérdida momentánea de suministro eléctrico que motivó que se detuviese progresivamente hasta su parada, "sin que esta circunstancia causase consecuencia alguna, ni a las personas que disfrutaban de la atracción ni al entorno de la misma", según informó el ayuntamiento a través de una nota.

De acuerdo a los profesionales de la atracción y a técnicos de la organización, la causa de la detención de la atracción se debió a una pérdida de fluido eléctrico por parte del generador, que automáticamente condujo a la máquina a detenerse moderamente, no representando ningún riesgo ni originando inquietud.

La atracción está gestionada por motores de categoría inverter, preparados para detenerse con suavidad al registrar una pérdida de flujo eléctrico. Una vez suspendida la actividad y tras comprobar y reparar el origen del problema, la atracción volvió a operar con normalidad.