Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Primeros trámites para la licitación del carril Bus-VAO y el tercer carril de la TF-5 leer

Primera fase del nuevo CHINGUARO

El proyecto de rehabilitación del lugar en el que habitaron menceyes y estuvo la imagen de la Virgen encontrada en Chimisay incluye la construcción de una nueva ermita.

EL DÍA, Güímar
6/feb/03 19:28 PM
Edición impresa

El Cabildo de Tenerife, el Obispado y el Ayuntamiento de Güímar presentaron ayer el proyecto de la primera fase de la rehabilitación del Bien de Interés Cultural de Chinguaro, en el que invertirán 1.117.253 euros de los 16.782.432 euros que costarán las cinco fases. Las obras iniciales incluyen la recuperación del lugar donde estaba la ermita y la construcción de un templo nuevo, reinterpretando su arquitectura de manera que pueda utilizarse para el culto; la creación de accesos ordenados al espacio y la recuperación del entorno paisajístico, entre otros aspectos.

El proyecto elaborado está orientado a rescatar el valor de todos los aspectos que confluyen en este bien cultural, desde el punto de vista arqueológico, religioso, cultural, histórico, etnográfico y paisajístico, según informó la consejera insular de Patrimonio, Dulce Xerach. Uno de los aspectos más relevantes de la propuesta es la recuperación del paraje natural donde se localiza Chinguaro, además de rescatar la historia completa del sitio, desde el primer asentamiento aborigen del que se tiene constancia hasta la actualidad, con claras referencias al papel que desempeñó este municipio durante la conquista.

Lugar de gran valor

La importancia histórica y arqueológica de Chinguaro se fundamenta en que fue el lugar donde vivieron los menceyes y donde depositaron la imagen de la Virgen encontrada por los guanches en la playa de Chimisay. A partir del siglo XVIII, sobre la cueva original se construyó una pequeña ermita. El lugar ha sufrido diversas modificaciones a lo largo del tiempo que le han restado elementos de interés, quedando reducido a ruinas a finales de la década de los 70. En 1986, las paredes de la ermita que permanecían en pie fueron destruidas con motivo de unas excavaciones arqueológicas.

Para rehabilitar Chinguaro fue convocado un concurso de ideas ganado por el equipo de arquitectos UTE Patrimonio y Paisaje. La primera fase forma parte de un plan más ambicioso en el que se incluye la recuperación de la gran Charca de las Cruces.

La primera intervención contempla la realización de una ermita y el acondicionamiento de su entorno. La ermita se ha resuelto con una cubierta que avanza desde el risco y funciona como un resguardo para el celebrante y un limitado número de fieles. Para conferir una mayor capacidad al recinto se practicará una cavidad en la roca, que puede funcionar como capilla donde se venere el antiguo cuadro que representa a la Virgen en la Cueva de Chinguaro y venerada por los guanches, según informaron.