Tenerife Sur

El Cabildo modifica el proyecto para rehabilitar Chinguaro

La paralización de la obra del sitio histórico, iniciada en septiembre, se debe a la determinación de conservar las ruinas de la ermita antigua, lo que obliga a desplazar el emplazamiento previsto para el templo nuevo.
EL DÍA, Güímar
2/sep/05 20:44 PM
Edición impresa

Tajea es el nombre del proyecto ganador del concurso convocado para la rehabilitación de Chinguaro, lugar declarado Bien de Interés Cultural con categoría de sitio histórico el 5 de noviembre de 1999. Ese proyecto está siendo modificado para salvaguardar las ruinas de la antigua ermita que había en el lugar y que hubieran desaparecido si se llega a ejecutar la idea original.

El Ayuntamiento de Güímar planteó la necesidad de proceder a este cambio en los primeros meses de este año, cuando los trabajos correspondientes a la primera fase comenzaron, con el acto protocolario de la puesta de la primera piedra, el 26 de septiembre de 2004. En este punto han vuelto a coincidir las tres partes implicadas en el desarrollo de la obra: Cabildo insular, Obispado y Ayuntamiento güimarero.

Así lo explicó el consejero insular de Cultura y Patrimonio Histórico, Miguel Delgado, quien indicó que actualmente se procede a la redacción de la modificación del proyecto original y espera que las conversaciones con el Obispado, iniciadas en junio pasado, culminen durante el mes actual, de forma que sea el propio Obispado el que asuma la dirección de la obra con sus técnicos. El cambio planteado obligó a la rescisión del contrato suscrito con el equipo que elaboró el proyecto Tajea, formado por los arquitectos José Lucas Delgado, Carlos Bermejo y Francisco Javier Carrancho, que discreparon con la propuesta.

La ermita de las cruces fue construida sobre la cueva en la que la historia indica que estuvo y fue venerada la imagen de la Virgen que encontraron los aborígenes en la playa de Chimisay. La misma fue derruida en 1986 como consecuencia de unas excavaciones arqueológicas.

La idea era construir una ermita en el mismo lugar mediante una cubierta que avanzara desde el risco y que funcionara como resguardo para el celebrante y un limitado número de fieles. Para dar más capacidad al recinto, se practicaría una cavidad en la roca que sirviera de capilla donde se venerara el antiguo cuadro que representa a la Virgen en la Cueva de Chinguaro venerada por los guanches.