Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Trump firma el decreto que reconoce la soberanía israelí sobre los Altos del Golán leer

Martín defiende Fonsalía como una infraestructura estratégica

Mientras el Gobierno central dificulta la obra del puerto proyectado hace 20 años, el alcalde isorano (también socialista) llama al diálogo interadministrativo y a definir su financiación.
J.A. Medina, Guía de Isora
14/mar/19 6:30 AM
Edición impresa
Martín defiende Fonsalía como una infraestructura estratégica

J.A. Medina, Guía de Isora

Mientras la Subdirección General de Dominio Público Marítimo Terrestre de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar pone 10 condiciones para revertir su informe desfavorable a la adscripción a la Comunidad Autónoma del espacio para construir el puerto de Fonsalía, el alcalde de Guía de Isora, Pedro Martín (PSOE), defendió ayer su construcción manifestando que "el puerto de Fonsalía es una infraestructura estratégica para el desarrollo de Tenerife y el resto de la provincia de Santa Cruz".

El presidente del Ejecutivo canario, Fernando Clavijo, señaló anteayer en el pleno del Parlamento que el Gobierno regional "desmontará punto por punto" el informe negativo del Ministerio de Transición Ecológica contra la construcción del puerto de Fonsalía. Anunció que a finales de mes estará redactado el documento que incluirá, como propuesta, que el puerto de Los Cristianos pase a ser de titularidad autonómica y que el de Fonsalía sea del Estado, defendiendo que éste es "vital y estratégico" para la provincia.

En consonancia con ese posicionamiento, el regidor isorano, Pedro Martín, sostuvo que, "ante la situación de colapso en la que se encuentra el puerto de Los Cristianos, es necesario que Estado y Comunidad Autónoma, tras 20 años de falta de diligencia con este proyecto, encuentren una solución".

El también candidato a la Presidencia del Cabildo advirtió de que "la pelota se encuentra ahora mismo sobre el tejado del Gobierno de Canarias, que debe responder a las cuestiones medioambientales planteadas por el ministerio hace escasas semanas para la cesión de la lámina de agua necesaria para la construcción".

Y no deja de apuntar un aspecto esencial, como es la financiación de esta obra que en 2010 estaba cuantificada en unos 160 millones de euros. Para Martín Domínguez, "se trata, además, de una obra que requerirá una importante inversión, por lo que es imprescindible la negociación y el diálogo entre administraciones tanto para la inversión como para la gestión de la infraestructura".

El pasado enero, el sector económico comarcal -representados en el Círculo de Empresarios y Profesionales del Sur de Tenerife (CEST)- mostró su "enorme preocupación" por el informe negativo que el Gobierno de España emitió sobre el puerto de Fonsalía, en Guía de Isora.

El año comenzó con la Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco) haciendo un llamamiento a la sociedad civil tinerfeña para que "levante la voz y adopte iniciativas unitarias ante este nuevo atropello y solicita especialmente a los socialistas canarios y tinerfeños que defiendan ante sus compañeros en Madrid, lo que es imprescindible para el desarrollo sostenible de la Isla".

El decálogo de reparos

El informe desfavorable a la construcción del puerto de Fonsalía se debe a que "no se ha estudiado una ubicación de menor afección a playas entre la Caja del Dinero y la calle Tajaraste, ni se incorporó el precepto de ocupación mínima posible que conlleva la zona de servicio terrestre"; no hay informe actualizado de previsión de movimiento de pasajeros y del destino del uso comercial, pesquero y deportivo de Los Cristianos en el nuevo puerto; no define el destino de la zona pesquera a liberar en Playa San Juan; no justifica la demanda de 463 amarres deportivos; no hay medidas correctoras sobre el litoral (regeneración, contaminación y accesos a playas); los dos helipuertos deben estar fuera del dominio público; hay que ampliar la zona 1 de agua con 40 metros de resguardo desde las obras exteriores y eliminar la zona 2 de agua y falta la evaluación de posibles efectos del cambio climático.