Tenerife

Inaugurada la primera fase de la rehabilitación de Chinguaro

La construcción de la ermita y la adecuación del entorno han sido los trabajos que deberán continuar con la recuperación de la Charca de las Cruces, integrándola en lo que será un santuario permanente.
EL DÍA, Güímar
16/jun/07 10:03 AM
Edición impresa

El 16 de septiembre de 2004 fue puesta la primera piedra del proyecto de rehabilitación del Bien de Interés Cultural (declaración obtenida el 6 de mayo de 1999) con categoría de sitio histórico llamado Chinguaro, el lugar en el que permaneció unos 80 años la imagen de la Virgen que encontraron los aborígenes en la playa de Chimisay, hoy El Socorro. Ayer, dos años y nueve meses después, se dio a conocer la primera fase del proyecto que ganó el concurso convocado al efecto por iniciativa del Cabildo, el Obispado y el Ayuntamiento de Güímar.

El lugar parece otro muy diferente. En el tiempo transcurrido desde el comienzo de las obras (17 de septiembre de 2004), se han producido varias vicisitudes: el equipo ganador se retiró del proyecto porque se trasladó el emplazamiento de la ermita aguas arriba, una de las cuevas se derrumbó, la obra estuvo parada... Pero el resultado obtuvo ayer los parabienes de las autoridades presentes.

Esta primera fase ha consistido en la construcción de la ermita y en el acondicionamiento del entorno de la misma, incluyendo la creación de rampas de acceso. La obra ha requerido la inversión de 1.500.000 euros, de los que la Corporación insular aportó el 80%. La ermita tiene una cubierta de hormigón visto que sobresale del risco y sirve de resguardo para el celebrante y unos pocos fieles. El aforo será ampliado creando una cavidad en la roca, que puede funcionar como capilla donde se venere el antiguo cuadro que representa a la Virgen en la Cueva de Chinguaro, al que rindieron culto los guanches.

Un lugar con futuro

Para la rehabilitación paisajística del entorno se planteó la erradicación de determinadas especies y la posterior revegetación, en un intento de acercarse a una reproducción del estado natural que tendría este espacio en el pasado.

La alcaldesa, Vicenta Díaz, repasó la historia del lugar y su importancia en el contexto local, insular y regional. Recordó la coincidencia de que su primera gestión como alcaldesa (1996) fue trasladar al pleno un punto relacionado con esta iniciativa y su último acto como tal ha sido inaugurar esta primera fase de la obra. Aprovechó para darle las gracias "a mi pueblo güimarero" y decirle que "estaré a su disposición allí donde esté". Hoy deja de ser alcaldesa "y no volveré a serlo jamás".

El presidente del Cabildo Insular, Ricardo Melchior, mostró su convencimiento de que Chinguaro es "un lugar para meditar y peregrinar" resaltando que este proyecto contribuirá decididamente al rescate de la ruta mariana ligada a la Virgen de Candelaria, la Patrona General de Canarias.

En esa línea abundó el obispo, Bernardo Álvarez Afonso, citando la playa de Chimisay, Chinguaro y la Basílica de Candelaria como los ejes de dicha ruta de peregrinaje que en el futuro a medio plazo será una realidad. De hecho, apuntó que Chinguaro pasará a ser un santuario permanente.

La primera fase del proyecto forma parte de un plan más ambicioso en el que se incluye la rehabilitación de la gran Charca de las Cruces, así como la creación de un centro de visitantes.