Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sube a 2 muertos y 11 heridos la cifra de víctimas por el tiroteo en Estrasburgo leer

El IAC participa en un programa conjunto de investigación sobre las estrellas

La misión, que se denomina COROT, tiene carácter internacional y tendrá como objetivo el estudio de las ondas sísmicas de estrellas seleccionadas.

EFE, Madrid
25/nov/02 20:10 PM
Edición impresa

El Insituto Astrofísico de Canarias participará en un estudio internacional donde se investigará las ondas sísmicas de estrellas seleccionadas para así conocer su estructura y la búsqueda de planetas del tamaño de la Tierra fuera del Sistema Solar.

Los telescopios de los institutos de astrofísica de Canarias (IAC),Andalucía (IAA), y en Sierra Nevada, realizan las observaciones para detectar las estrellas "candidatas" al proyecto: "6 ó 7 para estudiar su sismología y varios campos de 4 ó 5 mil estrellas cada uno para hallar los primeros planetas 'terrestres'", dijo el investigador principal de la parte española, Rafael Garrido.

Según Garrido, del IAA, es posible detectar ondas sísmicas dentro de las estrellas, -aunque no se coloquen aparatos en su superficie-, que aportan datos sobre la temperatura y presión en estos cuerpos gaseosos, esencial para verificar las teorías sobre su estructura.

El segundo programa de COROT, un telescopio de sólo metro y medio de largo y un diámetro de treinta centímetros, está destinado a detectar planetas cuando pasan delante de sus estrellas centrales, lo que causa una bajada observable en el brillo de las mismas.

Hasta el momento, añadió Garrido, se han descubierto alrededor de cien planetas gigantes extrasolares, "que suelen ser de naturaleza gaseosa", mientras que COROT se centrará por primera vez en planetas del tamaño de la Tierra, "con una o 1,5 veces masas terrestres", explicó.

El pequeño satélite se situará en una órbita polar, a unos 800 kilómetros de la Tierra y dará una vuelta a su alrededor cada dos horas, aproximadamente.

La misión COROT está liderada por la Agencia Espacial de Francia -en cooperación con Alemania, Austria y la Agencia Espacial Europea (ESA)-, mientras que por parte española están implicados el IAC, el IAA, la Universidad de Valencia, el Laboratorio de Astrofísica y Física Fundamental del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y las empresas INSA y GMV.

La primera compañía pondrá a punto la estación de seguimiento del satélite, mientras que GMV diseñará el centro de emisión de los datos del satélite.