CRÍTICA DE CINE / 'MISIÓN IMPOSIBLE: FALLOUT'

Acción al cubo

Benjamín Reyes
Edición impresa

Christopher McQuarrie vuelve a dirigir a Tom ruise ("Jack Reacher", "Misión imposible 5") en la sexta entrega de "Misión imposible", que dura dos horas y medias y que solo pretende entretener. Lo cual consigue gracias a persecuciones frenéticas, adrenalíticas peleas cuerpo a cuerpo y espectaculares escenas aéreas y marítimas. Acción por tierra, mar y aire. Además de escenas rodadas en IMAX en paisajes de Noruega y Nueva Zelanda. De tal manera que incluye algunas de las mejores escenas de acción de los últimos años.

Toda esta acción a raudales le costó una rotura de tobillo a Tom Cruise en el rodaje, que se suspendió durante siete semanas. Cruise, a sus 56 años, se ha convertido en una especie de James Bond moderno. Básicamente la película consiste en ver a Tom Cruise en protagonizar piruetas imposibles. Otra cosa es el argumento. La trama es la secuela de la quinta entrega "Nación secreta" y el guion está repleto de vericuetos inverosímiles. Nada que los seguidores de este tipo de cine le vayan a echar en cara.

Algunos de los rostros más conocidos de la saga como Michelle Monagahn, que encarna a la desaparecida esposa de Ethan Hunt, regresan en esta sexta entrega junto a Ilsa (Rebecca Ferguson) o Benji (Simon Pegg). También aparecen Alec Baldwin o Angela Bassett. "Misión imposible: Fallout" está llamada a ser uno de los "blockbuster" del verano.

(24 de agosto)

La próxima semana llega a la cartelera española la película holandesa "Waterboys", que cuenta la historia paternofilial de un novelista y su hijo veinteañero, que toca el chelo. Un viaje a Escocia les obliga a entenderse entre ellos y también a sí mismos. Influenciados por las mujeres que encuentran durante el viaje y por la música del grupo The Waterboys, la suya se convierte en una historia de padres que aún tienen que madurar y de hijos que deberían tomarse la vida menos en serio.

La india "Hotel Salvation" también cuenta otra historia entre un progenitor y su vástago. En una última petición vital, un anciano indio obliga a su hijo a que deje el trabajo y le acompañe a la ciudad santa de Varanasi, para morir allí. Ya saben, cada película tiene su espectador.

Uso de Cookies: Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información