Oltra es la clave del futuro

El Tenerife ficha ahora, en el mercado de invierno, para enderezar la temporada. Se trata de darle salida a cuatro o cinco jugadores que no cuentan y, con el dinero que se ingrese en el traspaso de Bryan Acosta sumado a las cantidades que se ahorre en fichas, incorporar varios, quizás no tantos como los que salen, refuerzos de más nivel. En esta operación hay bastante de cuestión de estilo. Lo que acomete el Tenerife ahora, con las dificultades propias de este mercado de jugadores “de ocasión”, es un proceso de adaptación de la plantilla a la idea futbolística de su entrenador. Oltra llegó al club y asumió, con resignación y estilo -sin echar culpas anadie-, una plantilla en la que faltan piezas básicas para su idea de juego. Lógicamente, sobran otros jugadores que no casan con su estilo. Hay que reestructurar, en la medida que haga posible el presupuesto de gasto para esta parte de la temporada.

La presencia de José Luis en el banquillo del Heliodoro es la primera piedra sobre la que construir un futuro mejor. No tengo ninguna duda de que el Tenerife va a apostar por un proyecto a medio o largo plazo con este entrenador, que reúne todo lo que hemos ido echando de menos en los últimos años. Con él aquí, de la improvisación de estilos pasamos a una idea fija, que además gusta porque entronca directamente con la identidad histórica del club en sus mejores etapas. Pero, además, como valor añadido, Oltra ejerce de reclamo. Estos días, Borja Lasso se debate entre las numerosas ofertas que tiene para la próxima aventura fuera del Sevilla. Lo que lo acerca al Tenerife es el atractivo que siente por el estilo de juego del entrenador blanquiazul. Todo confluye ahí, en la figura del técnico, que es como el epicentro del nuevo proyecto. Un Tenerife con Naranjo, Lasso, Malbasic, Milla, Íker Undabarrena, Suso, Aitor y compañía es ya un equipo dotado para jugar, para hacerse grande con el balón. El futuro va en esa línea, y es prometedor. Primero, sin embargo, hay que salvar esta temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *