Bitácora de Paco Mesa

Informar, conectar e inspirar

Categoría: Medios online (Page 2 of 5)

Both sides of the same coin

Los medios reciben la crítica habitual de que no son imparciales, que ofrecen un punto de vista de la realidad, que deberían de ser como un Instituto Nacional de Estadística. Lo cierto es que el periodismo tiene que ofrecer un punto de vista de la realidad, no son estadísticos que ofrecen una tabla de información que el lector/oyente/televidente/internauta/… debe de interpretar. Ya hacen su interpretación, especialmente si es de “firma”.

La noticia de Europa Press titula que News Corp triplica el beneficio en su primer trimeste, en el caso de elmundo.es indica que en el tercer trimestre gana 2.233 millónes de dólares. El texto es el mismo y han cambiado su orientación en el titular al lector. Aunque viene en el texto, no destacan que

… en el sector de la prensa el grupo obtuvo un resultado operativo de 57 millones de dólares, un 48,1% menos.

Están claros los motivos para los que siguen la evolución de la prensa en países como Australia, Estados Unidos, Reino Unido, y los problemas que han tenido en concreto la prensa del grupo con las escuchas telefónicas. News Corp es mucho más que eso pero seguro que en otro tipo de medios si destacarían este dato.

Entre las declaraciones que realizan desde el grupo me quedo con:

We believe that our ability to do so will be enhanced by the flexibility and management focus that will result from the proposed separation of our entertainment and publishing businesses. We have made considerable progress in this process and look forward to providing more details by the end of the calendar year.”

Cada uno leerá el párrafo en función del cristal desde que mira. Al final son puntos de vista de una misma moneda que tiene un valor. En el dinero, como en los negocios, lo único que importa es, ¿cuánto vale esa moneda? No desde que punto de vista se mira. Prefiero verlo desde los dos y al final ver el precio que tiene. Da una mejor perspectiva de la situación.

Newsweek da el salto y abandona el papel

La historia del semanario NewsWeek empezó en 1933 y continuará durante años, pero en papel tendrá su último ejemplar el 31 de diciembre de 2012. Así lo han indicado en su propia página web. Son 80 años en los quioscos que se transformarán en un nuevo formato digital.

Desde hace varios años la revista ha sido noticia por los problemas económicos que veía atravesando. En el año s2008 The Washington Post la vendió por el precio simbólico de un dólar. Es la forma de decir que la marca perdía dinero y que el comprador se haría responsable de las pérdidas y futuro del negocio. Dos años más tarde se fusionó con la web The Daily Beast.

En 2013 la revista se llamará Newsweek Global y tendrá un modelo de negocio parecido al The Daily. Se conoce el resultado inicial que ha tenido este producto. La web, The Daily Beast, con buenos resultados en incremento de difusión, también ofrecerá contenidos seleccionados del semanario.

The Telegraph ha indicado en una información que directivos de un conocido periódico se plantean esta posibilidad. No es la primera vez que lo comento en este blog. Es algo que se nos olvida, incluso a las personas que toman decisiones, de la producción en internet: cuesta dinero. La cultura del todo gratis y el picoteo generoso online se ha incorporado a nuestra conciencia como sociedad. Nokia ha perdido más de 3.300 millones de dólares desde enero hasta septiembre. ¿Quién paga ese plato?

Lo que ha hecho News-Week es un salto al vacío que da, en el mejor de los casos, pánico en las empresas editoras. Es afrontar una realidad que cuesta admitir, que implica cambios estructurales y de relaciones en la producción. No digo que sea la fórmula adecuada. No les ha quedado más remedio porque no se podía pagar esa factura por más tiempo. Incluso los más prometedores han tenido que despedir a una tercera parte de su plantilla, lo más valioso de una producción. La cuestión es, ¿sucederá lo mismo que en The Daily? ¿Hablaremos en Facebook del centenario del semanario? ¿En 2033 que soportes, medios, y marcas todavía estarán en el mercado?

Hay formatos que parecieron novedosos hace dos años, que en la actualidad siguen sorprendiendo pero se ven como “realizables” y sin embargo, la gran mayoría de la industria, por poner un porcentaje, más del 95%, no es capaz de aplicar estas mejoras en su actividad productiva diaria, semanal, o mensual. Para muestra, un botón.

De los soportes a las fórmulas (y la marca)

Ayer destacaba la multiplicidad de soportes en la que estamos inmersos. Es una tendencia creciente que no parará en los siguientes semestres. No se trata solo de soportes físicos: modelos de smartphone, los problemas de fragmentación con Android, o la aparición de un iPad mini. También existe un ecosistema de soportes no físicos que requiere su propia reflexión. En todo caso, sean físicos o digitales, esta realidad plantea la repensar las fórmulas de ayer. Ya no sirven.

En cierta forma la multiplicidad de la exposición del contenido tiene cierta relación directa con la deslocalización de los recursos. El entusiasmo del mercado digital es un efecto innegable (algunos lo disfrutan más). A pesar de la sobreabundancia de información, es un hecho innegable que cada vez consumimos más contenidos y que están cada vez más conectados gracias a los servicios que han crecido como músculos que articulan el esqueleto que forman las redes sociales.

También hay que tener en cuenta que desde ahora empezaremos a ver un efecto interesante: el porcentaje de personas que consumo contenidos digitales desde hace dos años será superior al que se ha incorporado recientemente.

La experiencia nos dice que no se han cansando de este entorno, son más selectivos. Son consumidores, clientes, que demandan mayor calidad porque desean mejorar su experiencia y servicio recibido en el pasado. Es un fenómeno bien conocido en grupos más pequeños por lo que, salvando las diferencias con el pasado, los criterios de utilidad, flexibilidad, e integración se convierten en nuevas barreras de entrada al mercado.

Los cambios en los soportes, la forma de conducir esos contenidos presentan retos en diferentes frentes. Para el productor de formatos, para el creador de servicios de valor añadido, para la organización origen de la información, en la selección diaria por parte de los que usamos el entorno digital. ¿Alguien puede pensar que no hay que aportar nuevas fórmulas? Es evidente que la intencionalidad de esas soluciones que son necesarias aplicar si no se quiere quedar descolgado de la nueva ola de consumo tiene que tener una intencionalidad y no es la venta realmente. Es la potenciación de la marca.

Cornucopia de soportes

Vivimos en la sobreabundancia de información. La digitalización de los contenidos ha reducido el coste de su producción y distribución a su mínima expresión. La popularización de las redes  sociales y de los soportes de acceso móvil ha multiplicado al mismo tiempo los canales y las vías de acceso a una información. Son factores que está cambiando decisivamente la industria de los contenidos y en algunos casos  se entiende como un problema no como una oportunidad.

Alemania ha intentado legislar la sindicación de contenidos, una de las formas primitivas de multiplicar la aparición de un contenido. Es un sinsentido que reduce el canal transmisor de una información pero que al mismo tiempo reduce la audiencia a la que puede aspirar un medio. Es imposible ponerle puertas al campo de la misma forma que no podemos limitar la difusión de una información en un ecosistema digital como la Red. Son los grandes jugadores mundiales los que pueden intentar establecer sus áreas de influencia mientras el resto del mercado tan solo puede adaptarse de la mejor forma posible.

La ley de la oferta y la demanda está afectando al retorno de la inversión del negocio que generan los creadores de contenidos. No puede controlar el canal de distribución, el momento de la consulta, o la ganancia generada por los actores que han facilitado su consulta. Copiar un contenido es sencillo, los nuevos modelos digitales permiten distribuirlos utilizando la colaboración aunque te metan un gol en propia puerta. No obstante, producir contenidos para rentabilizarlos se está convirtiendo en un reto para las empresas tradicionales. Los iphone, tabletas, portátiles, son soluciones de distribución aunque en ocasiones pueden generar problemas que van más allá de la rentabilidad del negocio.

Ante este panorama de sobreabundancia hay preguntas que aún buscan respuestas. O mejor dicho, las respuestas que se han encontrado no satisfacen el esquema en el que se encuadran estas empresas editoras. Todo ha cambiado, la realidad se reinventa todos los días, y se necesitan adaptar los modelos de trabajo para conseguir el desarrollo del negocio de la información.

 

Generación IP: 2025

Cada cierto tiempo llega a nuestra lectura un informe que indica como será el mundo gracias a la tecnología pasado un cierto tiempo. El último que he podido leer es Generación IP: 2025. Un estudio realizado por Virgin Media Business y The Future Laboratory que, abusando un poco de los hologramas, nos presenta como la tecnología nos permite tener una vida más placentera. Mientras leo este tipo de informes suele venir a mi memoria los errores del pasado, de como en nuestra imaginación hemos planteado el futuro. Desde el mundo post-apocalíptico que nos plantean películas como La Fuga de Logan, hasta otros más cercanos como los “gestures” de Minority Report que se han convertido en tendencias gracias al Kinect.

De aquí a 2025 habrá muchos cambios. Solo hay que pensar como era la vida en el año 1999 para pensar como podrá cambiar en los próximos 13 años. Si no hay grandes catástrofes podremos contar con algunas posibilidades de gran certeza:

  • Ingentes cantidades de datos (transparentes): Mensajes, fotografías, geolocalización, relaciones, acciones… Casi todo está registrándose si se puede utilizar para medirse, o por motivos legales. En el futuro esta posibilidad se incrementará pero probablemente implicará que no sean visibles o solo se utilicen cuando sean necesarios. Nuestra naturaleza no puede asumir la sobreinformación y por lo tanto la solución de mercado será la que ofrezca menor impacto en la vida cotidiana.
  • Relación laboral: Cada vez importa más el talento que la cercanía de la persona o el tiempo que se pasa en una silla. Algunos ya están trabajando antes de llegar a su oficina y resuelven temas al salir de ella. Está claro que esta tendencia se incrementará aunque no tengo claro que en solo 13 años exista, para la mayoría de los trabajos, una relación de movilidad total.
  • Conexiones y sensores: es uno de los aspectos más espinosos de la tecnología, el sentirnos vigilados. Ya pasó cuando se hablaba de que conocían nuestra posición al utilizar una tarjeta, pero eso no ha impedido que se siga realizando, cada vez más. Lo cierto es que cada vez más tenemos más elementos que permiten medir algún valor de nuestro entorno cercano. Ubi es un ejemplo que utiliza crowdsourcing. Utilizar sensores para la salud también presenta algunos problemas que con la supervisión pueden ser superados.


Hay aspectos que, probablemente por estar cumpliendo años, no los acabo de ver tan claros en mi experiencia. La utilización de sensores debajo de la piel probablemente es un gran avance tecnológico pero nos resulta raro ver ejemplos de cyborg aunque sea por necesidad.  También el que todo en la casa esté tecnificado, o la utilización de impresoras en 3D para elementos domésticos y vitales.

El vídeo mezcla la excelencia técnica del futuro que  se mezcla perfectamente con una casa de campo y una persona mayor que muestra como la tecnología no impide vivir a la vieja usanza. Probablemente no será así, de la misma forma que no sucederá con el vídeo que nos presentaba Microsoft del futuro. La experiencia nos dice que cuando “soñamos” como será el futuro lo hacemos en base a nuestra realidad actual. En las películas de Star Trek se llamaban con ladrillos si los comparamos con los smartphones de la actualidad. En otras obviaron la existencia de una red de conexiones, y así una larga lista. Como me dice un colega de más allá de los pirineos: la realidad cambia todos los días y hay que reinventarse en función de los nuevos parámetros. Una nueva tecnología puede cambiarlo todo, como la aparición de una tarjeta para pagar, la pantalla táctil del iPhone, o simplemente que no sea rentable extraer petróleo como carburante.

Herzlichen Glückwunsch!

La forma de percibir la tecnología en el mundo actual – es decir hoy y no ayer – ha cambiado más de lo que parece. Los que tenemos un poco de memoria recordamos la época en la que los grandes de la Red eran identificados por el liderazgo de sus creadores más allá del circuito en las que se encuentran los especialistas en tecnología de contenidos. Había una huella indeleble parecida a la que se recuerda en la relación entre Microsoft y Bill Gates. Con Steve Ballmer no es lo mismo.

Apple era, y es, Steve Jobs. Yahoo! era Jerry Yang, FlickR era la pareja perfecta… Una larga lista de creadores de servicios que se incrementa día a día, mes a mes. Participar en algunos foros te va dando ideas de que proyectos pueden despuntar en el próximo semestre. No obstante, parece que estamos viviendo en esta época el síndrome de Belén Esteban 3.0. Parece que para demostrar que se conoce de tecnologías hay que sumar uno al número de moda. Por eso duele a los oídos escuchar el 4.0 (sic) a quién no ha llegado a la mitad de esa cantidad. Detrás de enunciar un concepto tiene que haber un conocimiento o te conviertes en busto de escaparate, solo vistes la ropa.

Vivimos el momento de la notoriedad, de los fuegos artificiales, por encima de lo relevante, de las características que demuestran que la palabra éxito no se relaciona con un fogonazo, sino con una luz de gran intensidad continua en el tiempo. ¿Se acuerdan de Keteke? La gran red social de Movistar. Un barco de ejecutivos desembarcaron ante jóvenes que no llegaban a los 30 y si fueron listos descubrirían que no sabían donde se metían. A pesar de todo, compraron una imagen, dos palabras y alguna idea y creían que podrían ejecutarla solo por tener capital y medios para desarrollar una caja de zapatos. A pesar de que podrían invertir a fondo perdido lo que quisieran, no les duró ni dos años. Para poner en la balanza otro ejemplo, Apple, un ejemplo de búsqueda de la excelencia, ha reconocido que Ping no es lo suyo en cuestión de meses. Lo dijo un workalcoholic.

– teoría + práctica

Reconozco que en ocasiones le dedico tiempo a escuchar con una sonrisa a los teóricos sin fondo. Contar una idea, un concepto, adornado de palabras y términos coherentes es muy fácil. Ponerlos en unos slides o papel, también. Incluso con un vídeo que lo enriquezca para demostrar que puede existir. Lo cierto es que los proyectos del ecosistema de la información se fundamentan en el fondo, en el papel que pueden jugar en ese ecosistema al nacer, la capacidad de pivotar, la capacidad de adaptarse a los big players, o simplemente de que utilicen metáforas probadas que no estén afectadas por los condicionantes implícitos a un escenario diferente. Leer opiniones, y datos, de personas como Aaron Greenspan, Adam D’Angelo, Bernardo Hernández, o  Joseph Smarr, entre otros, aportan muchísimo más valor que los teóricos que han realizado siempre malas ejecuciones de proyectos.

Como en la naturaleza, un ecosistema que nació millones de años y que han clonado los ecosistemas digitales, lo que importa es que todos los días la clorofila tiene que funcionar. Lo noticioso, el efecto ébola, no es perdurable, y siempre será un cohete de artificio.

Gumersindo Lafuente deja elpais.com

Hoy lo publiqué en mi blog personal, Gumersindo Lafuente no coincide con la dirección estratégica que afronta Prisa y prefiere abandonar un proyecto al que le queda aún camino para desarrollarse.  pero quería compartirlo también en este espacio.

Ha generado muchísimas simpatías en las redes sociales, Twitter en concreto, un auténtico termómetro de las sensaciones que se generan. Por lo que leo, de momento estará un tiempo sin trabajar. ¿Será capaz de afrontar algún reto mayor que el realizado en ElPais.com?

En todo caso, gracias por lo realizado.

 

Cuando Apple no quiso publicar a Muy Interesante

Hace poco apareció en las noticias que Apple impidió la salida del último número de la revista Muy Interesante para iPad por tener un hombre desnudo. En España esta revista tiene la suficiente reputación por su misión de divulgación científica accesible a todos como para que causara sorpresa. ¿Qué le puede pasar a otros medios que han confiado en estos dispositivos como una viabilidad de futuro? Lo cierto es que ha sacado a la luz una realidad que los medios no siempre quieren afrontar.

Las soluciones para tabletas, o dispositivos móviles, suelen ser llamados quioscos. Algunos responsables de medios los citan como una viabilidad cuando se acabe el papel, una apuesta de futuro, … Está bien, es una forma de transportar un producto que se vende físicamente a un nuevo canal sin cambiar en esencia las reglas que dirigen esta industria del empaquetado de noticias y venta o suscripción por un precio fijo. Hay varias pegas en esta nueva industria que se quiere obtener de trasladar una idea a un nuevo mercado que tiene sus propias reglas.

Para empezar, los medios no controlan el canal, es de un tercero. Un distribuidor global que controla el mercado porque como si fuera un San Pedro, tiene la llave de entrada a todas las “almas” que entran a este cielo que cobra el 30% de peaje. No hay que demonizar a Apple. Nos lo han puesto fácil. Han creado toda la infraestructura física, software, y de creación de ecosistemas de servicios/aplicaciones para que otros entren en él. No son los únicos. Todos los grandes actores intentan hacer algo parecido porque controlando esta puerta, dominas el mercado. Y por lo tanto, cambias las reglas según tu interés. Es algo conocido, y sufrido, para los creadores de aplicaciones que creaban espacios novedosos como Zinio, o Stanza. No lo han sufrido aún los medios. Probablemente porque no son los que llevan la bandera de la innovación en el mundo digital.

En segundo lugar se encuentra la dificultad de empaquetar y rentabilizar los contenidos en un entorno digital que requiere que se puedan personalizar, compartir, sindicar, comentar, y procesar, sin intervención del editor. Es el nudo gordiano de esta industria de la comunicación que requerirá resolverla con soluciones que ya conocen otras industrias. Mayor productividad, creación de conceptos que serán modelados, a muy bajo coste, en función de la distribución que se realice, que tendrá que incrementar su capacidad de adaptación porque el mundo que le rodea así lo hace. The Guardian estudia dejar el papel (lo afirma conociendo que solo hay 145.000 descargas de su aplicación para iPad). Hace más de un año The New York Times también anunció que pasaría.

Ese es el panorama que no tiene porque producirse pero los números, los ingresos que tiene la empresa descontando el pago de los gastos así lo hace indicar. Aún cuando la materia prima sea más cara, el mercado de consumo de información siga cambiando hacia lo digital, el papel tendrá su espacio y lugar. La industria que esté detrás probablemente no será la misma.Es lo que anuncian The NYT y The Guardian que hace más de un lustro empezaron a dejar de identificarse como medios de papel y han pasado a ser comunicadores globales del mercado anglosajón. La gran lección que ha trascendido a los ciudadanos es que internet ha eliminado a miles de intermediarios pero han creado unos pocos, relativamente nuevos, que tienen un alcance global. Por ese motivo sigue siendo tan importante el papel de los medios. Por ese motivo también es tan importante el papel de la sociedad activa.

 

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén